1 mar. 2013

Taylor Swift sustituye a Harry Styles por su amigo Ed Sheeran

taylorswift1.jpg

La joven cantante ha vuelto a probar suerte en el amor con el músico y compositor británico, uno de los mejores amigos del miembro de One Direction, con quien Taylor rompió su mediático noviazgo en enero. Aunque la popular artista y Ed se separaron el pasado marzo tras un breve romance debido a que ambos querían centrarse en sus exitosas carreras, Taylor estaría de nuevo interesada en la estabilidad que encontró en el joven.

"Taylor siempre ha adorado a Ed. Es un chico encantador y adorable que la hace reír y consigue que se sienta muy segura de sí misma. Harry era irresistible por ese halo de chico malo que lo envuelve, pero Taylor se ha dado cuenta de que quiere intentarlo con un chico que la haga feliz de un modo diferente", contó una fuente al periódico The Sun.

Aunque han pasado varias semanas desde los últimos premios BRIT en Londres, donde toda la expectación recayó en un posible encuentro entre Taylor y Harry, ahora se ha sabido que Ed pasó la noche con la cantante pensilvana en su hotel, hablando hasta las 4 de la mañana, tal y como publican varios medios estadounidenses. Al día siguiente, y vistiendo la misma ropa que en la vigilia, Ed fue visto abandonando el hotel, lo que quizá habrá cambiado su opinión sobre el "prototipo" de Taylor, en el que según el inglés él no encaja.

"Lo pasamos genial cuando nos conocimos, pero no creo que yo sea el prototipo ideal de Taylor. Si te fijas en todos los tipos con los que ha salido, todos son altos, con el pelo oscuro, los ojos marrones, muy atractivos y capaces de hacer que las chicas se vuelvan locas por ellos. Yo soy más bien rechoncho, soy pelirrojo y tengo los ojos azules", comentaba Ed en diciembre.

Sin embargo, la propia Taylor no negó su atracción por los chichos pelirrojos, a pesar de que sus conquistas han tenido un perfil similar al que apuntaba Ed, como demuestra la coincidencia entre el estilo del propio Harry, Taylor Lautner, John Mayer o Jake Gyllenhaal.

Fuente:eleconomista
by:1D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada